Palo Cortado Clásico de Urium

28,00

Share

Fruto de las dos crianzas típicas de Jerez, primero la biológica, bajo velo de flor y luego la oxidativa. Este proceso tan singular hace este vino complejo e interesante, le concede la elegancia de un fino y la rotundidad de un oloroso. Su crianza oxidativa de más de 30 años y las reminiscencias de la finura por la que en un principio se clasificán, hacen de nuestro palo cortado una compleja curiosidad enológica.

Variedades 100% Palomino fino
Calificación
Bodega Urium

Bodega familiar que se encuentra en el casco antiguo de Jerez. Su situación, orientación y los materiales con que se construyeron sus muros le conceden las condiciones óptimas para la crianza del vino. Bodega Urium es una sacristía de soleras muy viejas de toda la gama de Jerez. Seguimos las tradiciones y el buen hacer de los bodegueros del marco y perseguimos la calidad, tanto en vinos como en las presentaciones, cuidando hasta el último de los detalles.

Nuestra pasión por los vinos jerezanos nos lleva a fundar esta pequeña bodega familiar en el casco antiguo de Jerez. Bodegas Urium es el fruto de una labor muy cuidada de selección de vinos entre las más importantes soleras del marco.

Por su situación, orientación y los materiales con que construyeron sus muros, el microclima en su interior es tan especial que favorece la maduración y crianza del vino.

Nuestra bodega es una sacristía de vinos viejísimos de toda la gama Sherry. Todos los años editamos una serie limitada y numerada de botellas previamente calificadas como V.O.R.S. (vejez superior a 30 años)

Mantenemos las tradiciones ancestrales de las bodegas jerezanas, y el buen hacer de los expertos bodegueros. Además de perseguir la calidad, tanto en los caldos como en las elegantes presentaciones, cuidamos hasta el último de los detalles.

La seña de identidad del Jerez es, sin lugar a dudas, la diversidad. Vinos diferentes, con una interminable paleta de colores, aromas, sabores y texturas.

El factor fundamental de diferenciación es la crianza. En el marco de Jerez existen dos tipos, la oxidativa y la biológica, que perfilarán las características organolápticas que definen la amplia tipología de vinos.

En la crianza biológica el vino está protegido de la oxidación por el “velo natural de flor” formado por levaduras de la zona, que interactuará de forma muy dinámica.

La oxidativa consiste en el reposo en bota de roble durante un largo tiempo, en el que el vino se oscurecerá y concentrará.

El tipo de crianza, el genuino sistema de criaderas y soleras junto con las decisiones del bodeguero conducirán al vino a cada uno de los tipos que conforman la amplia variedad Sherry.

Leer más Otros vinos de la bodega
Sobre el vino

Fruto de las dos crianzas típicas de Jerez, primero la biológica, bajo velo de flor y luego la oxidativa. Este proceso tan singular hace este vino complejo e interesante, le concede la elegancia de un fino y la rotundidad de un oloroso. Su crianza oxidativa de más de 30 años y las reminiscencias de la finura por la que en un principio se clasificán, hacen de nuestro palo cortado una compleja curiosidad enológica.

Nota de cata Cómo nos entra por los ojos:
Precioso color ámbar, brillante y lágrima grande.

Qué olemos:
En nariz es delicado y profundo, con aromas a cáscaras de avellanas, incienso, vainilla y notas vegetales de hierbas aromáticas y tabaco negro.

A qué sabe:
Amable entrada en boca, equilibrada acidez y final muy seco a madera envinada y frutos secos.