La Raspa 2016

8,90

Share
IMG-20170526-WA0007
Variedades Moscatel y Doradillo
Calificación
¿Por qué este vino?

Desde hace tiempo nos hemos enamorado en esta casa del trabajo de Viñedos Verticales y de su enólogo Vicente Inat. Es atrevido e innovador y los vinos que elabora son una delicia para el paladar, además de retarnos a descubrir una nueva realidad en torno a las uvas que tradicionalmente se usaron para elaborar vinos dulces… La Raspa, ese vino disfrutón.

Bodega Viñedos Verticales
La nueva bodega malagueña, integrada en el Consejo Regulador, se llama Viñedos Verticales y tiene como promotores al enólogo valenciano Vicente Inat, que asesora a bodegas tan prestigiosas como Descalzos Viejos o Lunares, y la bodega Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, con su bodeguero, Juan Muñoz a la cabeza. Viñedos Verticales rinde homenaje con su denominación a los viñedos centenarios de la Axarquía, muchos de los cuales crecen en pendientes y desniveles de entre el 40 y el 60 por ciento, en cotas situadas entre los 400 y 900 metros de altitud, lo que otorga a las uvas unas características únicas para la elaboración de los vinos. Comparte instalaciones con Dimobe en Moclinejo, pero que funciona de manera totalmente independiente y su objetivo es promocionar la vinicultura de la Axarquía. Por este motivo, Viñedos Verticales ha querido estrenarse con dos vinos elaborados con uvas de las dos variedades estrellas de Málaga, la moscatel y la Pedro Ximén. Leer más Otros vinos de la bodega
Sobre el vino

La Raspa es un vino blanco seco ligero, ensamblaje de moscatel, en un 70%, y doradilla, otra variedad de uva malagueña, en este caso de los viñedos del Cortijo El Palomar de Antequera, en un 30%. La Raspa es un vino creado para el típico tapeo andaluz. Tiene 12 grados y está en la DO Sierras de Málaga. El vino ha sido elaborado en depósitos de acero con movimientos de lías en trujales -depósitos subterráneos- de hormigón. La etiqueta recuerda a una raspa de pescado dentro de la cual aparece el nombre del vino. En total se han elaborado unas 10.000 botellas.

Nota de cata Cómo nos entra por los ojos:
Color amarillo pálido con reflejos verdosos.

Qué olemos:
Desprende un rico aroma a miel y pétalos secos de rosas, piedra caliente, flores blancas, algo de goma, fruta blanca madura y mermelada de melocotón.

A qué sabe:
Ataque seco, con acidez media y con notas vegetales, minerales (salinidad del terruño, bicarbonato de limón) y fruta blanca (pera, paraguayo, melón) y lima. Sabores cítricos suaves.Melocotón en almíbar.
Cuerpo medio, alcohol y taninos bajos.
Suavidad en intensidad de sabor y un final medio afrutado, con notas verdes y terruño mineral calizo.
Maridángel Para tapear con mariscos, arroces, comida oriental incluso.