Hacienda Parrilla Alta 2016

7,70

Share
hacienda-parrilla-alta-2015
Variedades Petit Verdot, Tintilla de Rota y Sirah
Calificación
¿Por qué este vino?

Vino de gran calidad en el que podemos apreciar toda la tipicidad y personalidad de la Petit Verdot y la Tintilla de Rota. Un vino que invita a disfrutar en buena compaña.

Bodega Hacienda Parrilla Alta
500 hectáreas de viñedos, olivares y tierras de cultivo de cereales nos rodean hasta llegar a Hacienda Parrilla Alta. Bodegas tan jóvenes como ésta van expandiéndose y dándose a conocer gracias al cariño y amor que ponen para que estos vinos sean el día de mañana un gran referente en la provincia. Esta Hacienda se encuentra en una ladera orientada a poniente, en terrenos calizos propios de nuestra tierra, lo que favorece que se logren unos vinos jóvenes, expresivos y modernos. Ricardo Rebuelta es el propietario de esta bodega y junto con su enólogo Ramiro Ibañez y Juan Miguel Gómez han conseguido que sus caldos empiecen a tener un sitio entre la gran variedad de vinos tintos y blancos que existen hoy en día en la provincia gaditana. Leer más Otros vinos de la bodega
Sobre el vino

Vino de la Tierra de Cádiz. Envejecido durante tres meses en barrica de roble francés y americano. Petit verdot, Tintilla y Shyraz, en viñedos propios de tierra albariza orientados al Atlántico. La vendimia se realiza manualmente.

Nota de cata Cómo nos entra por los ojos:
Intenso y brillante color rojo picota de capa media alta y ribetes granates. Denso en su movimiento tiñiendo la copa al moverla y dejando gruesas y abundantes lágrimas que bajan lentamente. Buena presentación.

Qué olemos:
Una nariz fresca, balsámica y de fondo mineral. Potencia y frutosidad van de la mano para deleitarnos con profundos y concentrados aromas a piel de melocotón, mermelada de fruta negra muy madura (ciruelas y zarzamoras), violetas, cacao, hoja seca de viña, tabaco, madera nueva y grafito. Madera muy bien integrada con tímidos recuerdos tostados.

A qué sabe:
Boca de entrada agradable y golosa, fresca, grasa y de buena acidez, con taninos dulces muy sedodos que otorgan aún más cuerpo al conjunto. Retrogusto persistente y muy agradable donde vuelven la fruta negra madura con recuerdos minerales. Sedosidad, dulzura y equilibrio.

Maridángel Maridaje: Legumbres, frutos secos, verduras braseadas, pescado al horno, estofados, arroces, platos de caza, postres, chocolate.