AMONTILLADO OLD&PLUS de ROMATE

49,50

Sólo quedan 1 disponibles

Share
00113355300248____3__640x640
00113355300248____1__1200x1200
Variedades Palomino
Calificación
¿Por qué este vino?

Hay momentos en la vida en que una persona debe darse un momento de pausa, para disfrutar de los pequeños placeres que le gustan. En esos momentos no puede faltar este maravilloso Amontillado.

Bodega Sánchez Romate

A finales del siglo XVIII, el bullicio de las calles de Jerez de la Frontera atestigua el dinamismo de la ciudad, que progresa gracias a la exportación de sus afamados vinos.

La pujanza del negocio vinícola atrae a comerciantes de medio mundo pero es un español, Juan Sánchez de la Torre, quien en 1781 sienta las bases de la sociedad Sánchez Romate Hermanos, una de las pocas bodegas que sigue actualmente en manos de propietarios jerezanos.

Además del reconocimiento del mercado a la calidad de sus vinos, Juan Sánchez de la Torre consigue pronto el aprecio de sus conciudadanos: el bodeguero es un hombre inquieto y culto, un verdadero hijo de su tiempo, la Ilustración, que brinda un apoyo decidido al progreso de la educación y las artes en Jerez.

Con el tiempo, la bodega creció y se adaptó a los sucesivos avances técnicos manteniendo el respeto a la tradición elaboradora. Más de un siglo después de su fundación, la firma alcanza uno de sus principales hitos cuando en 1887 la cuarta generación de los Sánchez Romate decide crear un brandy exclusivo para la familia y los amigos más allegados. Nace así Cardenal Mendoza Solera Gran Reserva, el brandy insignia de la casa.

Manteniendo hasta hoy la independencia, la historia de la bodega ha conocido otros episodios señalados. En 1909, por ejemplo, fue nombrada proveedora de la Cámara de los Lores del Reino Unido; poco más tarde, en el 17, alcanzó el título de proveedora del Sacro Palacio Apostólico del Vaticano.

Hoy los vinos y brandies de Sánchez Romate mantienen su vocación internacional, con una decidida expansión por los cinco continentes.

Por espacio de más de 200 años, los vinos y brandies de la casa han atesorado un espíritu abierto, orgullosamente cosmopolita y a la vez íntimamente arraigado a su origen.

Sánchez Romate desarrolla una práctica vinícola cuidada hasta el extremo a partir de la tierra blanca de albariza, la luz y el aire de Andalucía occidental, las variedades de uva palomino, airén y pedro ximénez y un microclima de carácter único.

Todas las etapas de la elaboración guardan el respeto a las formas tradicionales: el envejecimiento en nobles barricas de roble americano, la destilación de los brandies en alquitaras de cobre, el característico sistema de soleras y criaderas.

En el sosiego de las bodegas se recrea una y otra vez la antigua sabiduría.

Esta elaboración original convive con un constante esfuerzo modernizador. Las instalaciones y los procesos productivos de Sánchez Romate han experimentado sucesivas puestas al día con un objetivo fundamental: garantizar la calidad de vinos y brandies.

Desde la vid hasta la botella, la empresa asume el compromiso con la excelencia del producto y del servicio. Asegurando unas propiedades organolépticas muy apreciadas, manteniendo una vocación de proximidad a los clientes, ofreciendo una atención cercana y personalizada.

Con estos valores, y con un firme impulso exportador para trasladar la calidad a todo el mundo, Sánchez Romate se ha hecho con el favor y la fidelidad de varias generaciones de consumidores.

Leer más Otros vinos de la bodega
Sobre el vino

Un vino generoso que se elabora con uvas palomino fino. Se cría y envejece en botas de roble durante más de treinta años de acuerdo con procesos tradicionales propios de Jerez.

Lagrimea en copa, dejando el rastro de su elegante color ámbar oscuro. Y en nariz y boca destaca por su prodigiosa suavidad y sus intensos aromas a frutos secos.

Nota de cata Cómo nos entra por los ojos:
Ámbar oscuro, transparente, vivo.
Qué olemos:
Punzante, almendroso, a roble, muy viejo. Madera con solera barnizada.
A qué sabe:
Seco, profundo, vejez persistente, “antiguo”.
Maridángel Nuestra recomendación es no acompañarlo con nada, salvo con uno mismo, tiempo y ganas de deleitarse.
Si acaso, unos frutos secos como el pistacho, por ejemplo.