100% Syrah Jumilla

6,50

Share
Syrah-100
Origen Jumilla
Calificación
¿Por qué este vino?

Esta añada 2016 nos ofrece una experiencia sensorial muy recomendable. Espeso, concentrado…nos hace deleitarnos con las mejores características de la Syrah.

Bodega Asensio Carcelén
La Denominación de Origen Jumilla posee una tradición vinícola importante desde siglos pasados. Ya desde la romanización hispánica, la vid era cultivada en este territorio. En Jumilla se han encontrado los restos de vitis vinífera más antiguos de Europa (año 3.000 a.C.), así como utensilios y restos arqueológicos, como los pendientes de oro íbero con forma de racimo de uva que están fechados en el siglo IV a.C. Estos y otros hallazgos, han llevado a los expertos a cifrar en más de 5.000 años la antigüedad de la tradición vitivinícola de esta comarca. Pero fue a mediados del siglo XIX el despegue espectacular de la economía vitícola jumillana, con el aumento de las plantaciones de vid y un incremento significativo de las exportaciones de mosto a Francia, lo que enriquecerá al sector agrario local. Con el paso del tiempo, Jumilla se convertirá en una de las Denominaciones de Origen más antiguas de España, con reglamentación desde 1966. Actualmente están registradas más de 25.000 hectáreas de viñedo. Desde principios del siglo XX funciona la Estación. Leer más Otros vinos de la bodega
Sobre el vino

Este vino ofrece un perfil organoléptico muy de acuerdo a los gustos actuales de los consumidores entendidos, aunque pueda resultar un poco excesivo para los bebedores habituales, debido a su opulencia en todos los sentidos.

Nota de cata Cómo nos entra por los ojos:
En la copa ofrece una imagen espectacular, con un color muy intenso, rojo ciruela muy oscuro, negro en su seno, con ribetes muy violáceos. De aspecto profundo, concentrado, con guiños minerales que le confieren brillantez. Intensidad muy alta de color, extraordinariamente reveladora de la buena calidad del vino, que se confirma con la abundante formación de lágrima manchada de rojo oscuro y la observación de la densidad del vino al moverse en la copa.

Qué olemos:
En copa parada nariz algo golosa, de fruta roja y negra, madurez, pero tampoco sin ser muy opulento, ni demasiado maduro. Al moverle sigue esa línea, franca, directa, sin grandes excesos y con un carácter frutal dominante. Según se va moviendo quizás aparece algún recuerdo más de confitura, pero sin sobrepasarse.

A qué sabe:
En boca entrada agradable, envolvente, sin una gran potencia, muy atractiva. Paso fresco, con algo de textura, pero fino. Final amable, nada de sensación alcohólica desmesurada, está muy pulido. Sin gran largura, pero un tinto fácil de consumir para provenir de una región tan cálida.
Maridángel Platos sabrosos e intensos, guisos, estofados, carnes rojas, quesos curados y de sabor intenso, ibéricos, ahumados.